miércoles, 7 de enero de 2009

La II Revolución Industrial.

Con el nuevo año, comenzamos de nuevo el curso. Espero que os pongáis al estudio desde el primer día y no dejéis las cosas para el final, que después pasa lo que pasa.

Como os prometó, principalmente a mis alumn@s de 4ºESO, os pondré un artículo sobre la II Revolución Industrial.

Hay historiadores que opinan que la II Revolución Industrial tiene más bien poco de revolución, considerándola como una continuación de los logros conseguidos en la primera, llevándolos a una nueva etapa que consistirá en aumentar el ya famoso lema nuestro de clase" más más en menos menos". Es decir, se perseguirá conseguir una mayor producción más rápidamente, en menos tiempo y con menos costes. De esta manera, van a diversificarse mucho las ramas productivas que irán desarrollando esta II Revolución Industrial. Ya no se va a limitar a los "leading sectors", es decir, los sectores que tiraban de la economía, como las industrias textil y siderúrgica, pues ahora van a aparecer nuevas especialidades, como la química (muy importante), derivada de la química la farmacéutica, los automóviles y los nuevos transportes en general. Además, todo ello guiado por el descubrimiento de otras dos nuevas fuentes de energía que van a desplazar al carbón y el vapor de la primera revolución industrial: el petróleo (comenzado a explotar en Estados Unidos pero conocido desde la Antigüedad) y la electricidad (nuestro mundo actual se nutre de este bien).

Así las cosas, era de esperar que apareciesen nuevos inventos revolucionarios, que a diferencia de la primera revolución industrial, no se basaban en ser inventos que desarrollasen para un punto de vista productivo: van a ir enfocados al ámbito doméstico, a ser empleados cotidianamente. Inventos como la plancha eléctrica, el fonógrafo (abuelo del lector de CD o DVD nuestro, del que os he puesto el vídeo que podéis observar), el teléfono (padre del actual móvil), la máquina de coser, el primer automóvil (el modelo T de Ford), la radio... Es decir, que gran parte de nuestra vida actual, del siglo XXI, no podría explicarse sin los antecedentes que os he explicado. Para que después digan que la Historia no sirve para nada.

El Taylorismo será otra de las grandes novedades. Supuso que cada obrero en la fábrica, en las grandes cadenas de montaje, se especializaba en un aspecto concreto de la producción. Esto conllevaba un aumento de la producción y una bajada de los costes, evidentemente, pero también hacía del obrero una pieza más de la maquinaria que producía, ya que no se identificaba con lo que estaba trabajando. En ese aspecto, os pondré un videoclipe de "Tiempos modernos " de Charlie Chaplin, que en tono cómico, pero mordaz, critica esa nueva forma de producción. Por cierto, Charlie Chaplin era actor y director de... cine. En el siglo XIX, los hermanos Lumiére perfeccionarán inventos anteriores (como el daguerotipo)y aunque en un principio su invento parecía destinado a ser una anécdota para pasar el tiempo y que no tendría mucha trascendencia...bueno, ya sabéis que eso no fue así.

2 comentarios:

melendi violinista en tu tejado dijo...

que chulo pero como hacia la piedra para reproducir la musica de el disco no me a quedado claro

Anónimo dijo...

Muy interesante

Blog Archive