jueves, 16 de abril de 2009

La arquitectura del siglo XX.


La Escuela Funcionalista o Racionalista.
Las formas siguen a la función. Es decir, todo el elemento arquitectónico debe perseguir en conjunto una razón basada en cómo el edificio puede resolver o satisfacer una función concreta. Por ello, no abundan las curvas, sólo hay formas rectas, ortogonales, son bajos de techo y se prefiere el blanco a cualquier otro tipo de color. Abundan los nuevos materiales como el hormigón armado, el aluminio, los cristales…Hay un fuerte afán en combinar cuadrados con rectángulos, y fusionan las perspectivas laterales con otras frontales, se juega con volúmenes las formas se introducen unas en otras…
WALTER GROPIUS:
En la FAGUS WERKE FABRICK, este autor introduce la novedad de que ningún contrafuerte o apoyo exterior aparece de hecho en el exterior de la obra. Se introduce en los muros, dentro del edificio. En 1919, funda la BAUHAUS en la ciudad de Weimar aunque después se irá trasladando la sede a otras localidades como Dessau. La Bauhaus es una escuela de arquitectura, sí, pero no tenemos que olvidar que además, incluye diseñadores y otros profesionales que comparten en sus trabajos los siguientes principios: formas básicas, colores simples, nada de ornato inútil, simplicidad, uso sobrio de los espacios, materiales, dinero… La Bauhaus propone además que debe volverse a la artesanía, con la colaboración de los diferentes oficios entre sí, para crear una "máquina para vivir", como es la vivienda. Ya no existe un arquitecto para la BAUHAUS que siga los principios básicos del academicismo. El arquitecto es un artista que proyecta en su imaginación el edificio, pero trabajando de cerca con sus compañeros de proyecto.
En 1928, la BAUHAUS es cerrada por la presión nazi y Miles Van Der Rohe asume la dirección de la escuela. Así, USA ofrece la dirección del departamento de Arquitectura de Harvard a Rohe. Empleando el módulo de 7,30 metros, el artista consigue combinar ortogonal con vacío. Así crea los Gemelos de Chicago y el Seagram Building.
LE CORBUSIER (CARLOS EDUARDO JEANNERET).
Su arquitectura tiene grandes tintes urbanísticos: unidad de habitación. Introduce nuevos elementos arquitectónicos muy interesantes, como palafitos o elementos exteriores donde se apoya el edificio y por otra parte, incorpora calles por debajo del edificio, terrazas, espacios libres…
En Templo Católico, Le Corbusier busca que el hombre pueda procesar su religión pero alejándose de los patrones historicistas, hay una fuerte sencillez en las formas porque lo importante es el interior.

La escuela organicista.

A comienzos del siglo XX, hay una lucha entre historicismo y vanguardia, que en Europa, se traduce en fuertes enfrentamientos. Sin embargo, en USA, esto no es así, aunque sí es cierto que Frank Lloyd Wright apuesta por la opción de la vanguardia. Su arte no se compromete con nada, si acaso, con una necesidad social que conecta con una necesidad natural donde todo forma parte de un todo (orgánico). No existen en su obra ningún tipo de imposición o influencia previa.
El concepto orgánico es algo personal, propio e intransferible. El arquitecto no tiene influencias de ningún equipo de especialistas como en el caso de Le Corbusier y el racionalismo.
La actividad de Wright presenta dos fases:
Hasta 1910: La influencia que tiene Wright va a ser la cultura del indio, con amplios techos volados, con adornos geométricos al estilo indio. La estructura de las casa presenta una chimenea central y concibe los elementos arquitectónicos de sus obras como un enorme mecano. De esta época es la Casa Robie en Oak Park. La casa está en armonía con la naturaleza que le rodea, levantándose el edificio un poco sobre el terreno. Las habitaciones no se conciben como compartimentos cerrados entre sí, sino como elementos abiertos en los que existe una vía de comunicación entre ellos. El mobiliario forma parte de la arquitectura, y además, propone un aspecto estético en la distribución de las necesidades como agua, luz… Este concepto libre de la vivienda es posible para zonas residenciales, pero no así para cascos históricos, donde los terrenos ya están marcados y donde los edificios deben convivir con otros. Así, podemos ver los edificios Larkin Building y la Unity Church.
El edificio Larkin tiene una forma cúbica, siendo un edificio de oficinas realizado en ladrillo con un gran salón. La entrada es acodada y tiene un lugar secundario. Tenemos que tener en cuenta que las torres que dispone no tiene solamente una función decorativa, protegen las instalaciones y las escaleras. Esa concepción de todo como un órgano en la arquitectura crea esta situación.
La Unity Church, es un templo, donde queda expresada la unión entre el individuo y la comunidad. La luz se recibe a través de una estructura de vigas, y se filtra por medio de elementos en forma de globos dispuestos en vertical.
A partir de los años 30, la obra de Wright entra en un fuerte manierismo y de reinterpretación de su propia obra. De todas maneras, podríamos destacar que en el año 1959, durante un encargo que le llevará dieciséis años de trabajo, realizará el Museo Guggenheim de New York, en el que el arquitecto, desde una planta central, juega con los volúmenes y las formas arquitectónicas empleando ondulaciones y plegamientos, que introduce al visitante en un universo diferente en cuanto a la arquitectura se refiere.

Blog Archive