domingo, 15 de julio de 2012

Un año sin ti.

No creo que deba añadir más. Mi recuerdo. Lo único que se me ocurre ofrecerte, y mis ganas de mejorar el curso que viene.

Fuerza y Honor, Juan Diego. Aunque en estos tiempos creer en Dios o en cosas más allá de la materia y la energía estén mal vistos e incomprendidos, doquier que estés, acuérdate de los que quedamos por aquí.


Blog Archive