sábado, 6 de marzo de 2010

La Batalla de Verdún: la guerra de desgaste.

1916. Europa se encuentra sumergida en una guerra sin precedentes. La matanza se extiende por el Viejo Continente y la destrucción asola a los países involucrados.

El Jefe del Estado Mayor alemán, el general Erich Von Falkenhayn, es consciente de una realidad estratégica: los franceses llevan dos años de guerra renunciando a conquistar territorio ni a salir de sus posiciones en las trincheras, confiados en que eso les beneficia. Por eso, el general germano decide dar un vuelco a la situación y envía a sus tropas a conquistar un emplazamiento defensivo francés de gran significado para la moral del país galo, que obligaría a éste a tener que salir de sus posiciones, moverse y enfrentarse con el poderío alemán.

El objetivo será: la plaza fuerte de Verdún.

¿Pero qué era Verdún?.
Históricamente, sería en Verdún donde ambos países vieron sus orígenes, ya que en el año 843 d.C, el patrimonio de Carlomagno se dividiría en territorios que con el tiempo, darían lugar a Francia y a Alemania. Posteriormente, Francia hizo de Verdún un baluarte defensivo contra el que chocaron los ejércitos prusianos durante mucho tiempo, y por tanto, quedó en el imaginario francés como un lugar mítico.

Sin embargo, por mucho que significase, Francia había descuidado ese objetivo en un aspecto. Podríamos argumentar que existían cerca de 60 fuertes menores rodeando Verdún y que debían garantizar el control francés, pero eso no era suficiente. El único acceso desde Francia hacia Verdún se reducía a una carretera, mientras que los invasores alemanes, disponían de múltiples rutas de aproximación y abastecimiento por el norte.

Así las cosas, todo indicaba que Francia debería salir de su posición y luchar de una manera diferente. Si Francia era derrotada, seguramente Inglaterra tendría que entenderse con Alemania y pactar una paz, finalizando la I Guerra Mundial.

La batalla da comienzo.
El 21 de Febrero de 1916 comienzan las hostilidades. Alemania está dispuesta a demostrar claramente su fuerza, y en el término de un solo día, lanza sobre las posiciones francesas (sus fortalezas y la propia Verdún) dos millones de bombas. De ellas, ciento veinte mil alcanzan la fortaleza de Douaumont, que fue prácticamente destruida.

Al mismo tiempo que despliegan ese infierno de bombas, las tropas alemanas bajan por la orilla este del río Mosa. A su paso sale el general francés Dryant, aún sabiendo de su inferioridad numérica y de su manifiesta incapacidad para retener a los alemanes. En Bois de Caures, Driant encuentra la muerte, aunque su gesto ha conseguido retrasar a los invasores y le convierte en héroe nacional. Sin embargo, los alemanes ha conseguido su objetivo, cortar el abastecimiento del Mosa y comenzar a atacar los fuertes que protegen Verdún. La situación para el general alemán Falkenhyan es perfecta.

Cambios en los vientos de la guerra.
Los franceses tienen que reaccionar, pero el acceso a Verdún se hace muy complicado. Sólo existe una carretera por la que se pueda ayudar a los defensores y si cae en manos enemigas, la derrota está servida. A esta carretera se la conocerá por el nombre de Voie Sacrée, o Vía Sagrada. El general Petáin es consciente de esa prioridad y hacia ella enfoca sus esfuerzos. Dispone un sistema rotatorio de artillería y efectivos que permitan sofocar un poco la superioridad alemana. De hecho, desde la orilla oeste del Mosa los franceses ponen en apuros a los germanos. Desde la colina del Hombre Muerto, la artillería francesa produce fuertes bajas y los alemanes se ven forzados a tener que extender la ofensiva sobre esa posición, lo que ralentiza la acción sobre Verdún.

Sobre el mes de Abril, Francia sale decidida de sus posiciones. La fortaleza de Douaumont (o sus restos, más bien) es fundamental para los intereses franceses y una gran ofensiva se dirige hacia allí. Unas mil toneladas de proyectiles franceses son lanzados en cuatro días sobre 60 has de terreno, y Douaumont cambia de manos unas quince veces en una semana. La lucha es encarnizada.

Contraofensiva francesa.
En Julio el general ruso Brusilov, en el frente oriental, ha lanzado una ofensiva sobre los austriacos que obliga a Alemania a tener que centrar su atención en su retaguardia. Para complicar más las cosas, Inglaterra y Francia deciden reabrir el frente del río Somme, diversificando la atención alemana en el frente occidental entre Verdún y el Somme. El plan alemán sobre Verdún se desmorona.

Sobre estas fechas, unos veintitrés millones de bombas han sido lanzadas por ambos bandos. En otoño, la situación cambia por completo. Francia ahora lleva la voz cantante y sus militares han conseguido crear una novedad táctica: "barrera de fuego móvil". Esta consistía en crear una cortina de fuego de artillería pesada que impactaba a 90 metros por delante de la infantería francesa que avanzaba, lo que daba como consecuencia que los nidos de ametralladoras alemanes eran arrasados y por tanto, no podían frenar el avance francés. Poco a poco, los franceses restauran la línea del frente occidental hasta sus comienzos de antes de 1916.

Llega el invierno y el final de la guerra.
Las tropas están exhaustas y el cansancio hace mella en las filas de ambos bandos. Los franceses siguen con su impulso y consiguen reconquistar el fuerte Douaumont definitivamente el 24 de Octubre, capturando a miles de alemanes. El invierno en Diciembre hace que ambos bandos den por concluida esa batalla.

Consecuencias:
Francia: 61000 muertos, 101.000 desaparecidos, 216.000 heridos. El general Joffre es destituido del Alto Mando francés y el mariscal Petáin es considerado héroe nacional por su defensa de Verdún. Este lugar queda ya para siempre dentro del imaginario nacionalista francés como ejemplo de resistencia frente al invasor.
Alemania: 142.000 muertos y desaparecidos, 187.000 heridos. El general Falkenhayn es destituido del mando.

BLOGS INTERESANTES:
World War 1
La Batalla de Verdún.
La I Guerra Mundial.

1 comentario:

Certamen EducaRed dijo...

Estimados/as “bloggers”:

Permitidnos felicitaros por este blog y, en general, por el uso pedagógico que hacéis de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Nos gustaría invitaros a participar en el Certamen Internacional EducaRed, que pretende facilitar a la comunidad educativa nuevas herramientas, conocimientos y métodos de trabajo para asumir los cambios que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) provocan en nuestra sociedad y en las nuevas generaciones de estudiantes, así como en los métodos de enseñanza y aprendizaje.

Tanto si ya habéis participado en ediciones anteriores del Certamen como si no, os animamos a visitar nuestra web, http://www.educared.org/certameninternacional, donde encontraréis información del evento, que este año incorpora numerosas novedades.

También os invitamos a ver el vídeo promocional de esta edición en: http://www.youtube.com/watch?v=GGikEyxxrHc

Podéis participar en el Certamen creando blogs, webs y wikis. Además, los docentes pueden participar en solitario, con Experiencias Didácticas relacionadas con el uso de las TIC.

El plazo de inscripción finaliza el 16 de abril. Si tenéis alguna duda, poneos en contacto con la Oficina del Certamen.

Un cordial saludo,


Oficina del Certamen Internacional EducaRed
Correo electrónico: certamen@educared.org
Teléfono: 902.905.144
+34.981.975.621

Blog Archive