domingo, 21 de septiembre de 2008

Enfermedades en la Edad Media.

Si recordáis la clase de la semana pasada, principalmente en Vida Moral, pero también en Ciencias Sociales, ambas en 4º ESO, os comenté que hoy día vivimos de una manera tan cómoda y suficiente que no pensamos que aún existen muchísimas zonas del mundo donde no se imaginan ni siquiera la idea de vivir como vivimos en el primer mundo.

Pues bien, hace unos seiscientos años, fijáos cómo eran las enfermedades y las lesiones de la Edad Media. Ahora podéis comprender por qué cuando iban a la guerra, procuraban ir tan protegidos, ya que cualquier herida, por leve que fuese, podía complicarse.


Reumatismo Hiperuricético.
La acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones de los dedos (era algo muy típico la afectación del primer dedo del pie) fue una enfermedad muy habitual durante la Edad Media, especialmente en Gran Bretaña. Su causa se debía a la ingestión de agua carbónica y guisos cocidos con vino, algo muy habitual durante el Medioevo.

Raquitismo:
Era poco habitual en los tiempos antiguos, debido a que las personas por entonces, vivían al aire libre, favoreciendo que se sintetizara la vitamina D. Los casos de raquitismo se producían sobre todo en los inviernos prolongados (que obligaba a las personas a refugiarse un largo período de tiempo en sus casas), en las zonas de nieblas muy persistentes y en los países muy septentrionales, en los que la insolación era muy escasa.

Lesiones Térmicas.
El uso de fuego en forma de líquidos hirvientes o como medio primitivo de tortura y castigo solía ser muy habitual. Se descubrió el caso de un cráneo de época medieval en Francia, que tenía marcado en el hueso frontal la Cruz de Malta. Su descubridor, C.L Cate, que era veterinario en un matadero, identificó esa rareza a la misma práctica que se realizaba en su lugar de trabajo con los animales, a los que se les marcaba para identificarlos.

Fracturas:
Según su localización:
• Cabeza: Eran las más corrientes, ya fuese por actividades laborales o bien relacionadas con la guerra, aunque ésta última solía ser la más común. Por ejemplo, se han encontrado numerosos cráneos con fisuras parciales cicatrizadas, como en Sant Vicenç D’Enclar (Andorra). Era posible que individuos con heridas tan graves localizadas en la cabeza siguiesen vivo mucho tiempo a pesar de su estado. Otro ejemplo sobre esto último está relacionado con el individuo V del yacimiento de Ripoll, el cual, analizando sus restos craneales, se puede observar con claridad cómo la parte izquierda del hueso frontal está hundida, seguramente debido a un impacto con maza, porra o el proyectil de una honda.
o Por espada eran muy habituales. Hoy día, dependiendo del lugar del impacto y del número de impactos, podemos saber si la víctima murió de un golpe o bien, fue rematado. Habitualmente, un golpe en la mitad izquierda del cráneo solía ser mortal, ya que se ha demostrado que el promedio de fuerza física de los hombres medievales solía ser superior a la nuestra hoy día. Si se registraban dos golpes, en ambos hemicráneos, significaba que la víctima había caído y había sido rematada acto seguido.
o Por lanza eran muy temidas. Este arma, sencilla de fabricación, era según algunos autores, como Fernando Quesada, mucho más efectiva que la espada. En el siglo XIII, la forma de arrojar la lanza se mejoró debido a que se apoyaba en el antebrazo, de manera que iba mejor dirigida. La zona más mortal era la cara, lo que forzó un cambio tecnológico en el desarrollo de los cascos, haciéndolos cerrados frontalmente para evitar sorpresas desagradables.
o Por maza y pica eran horribles, pues el impacto era tremendo y generalmente, desembocaban en severas lesiones encefálicas acompañadas de pérdida de masa cerebral.
o Flechas o virotes de ballesta solían ir dirigidos al cuello o las clavículas del enemigo. El arco era despreciado por los caballeros considerándola propio de cobardes campesinos, ya que éstos podían abatir a caballeros a larga distancia, rehuyendo del combate cuerpo a cuerpo. El caso de la ballesta era muy distinto, fue considerado un artefactus diaboli por orden papal, ya que un proyectil de este arma era capaz de atravesar barreras o incluso cotas de malla, dejando en inferioridad de condiciones a los orgullosos caballeros.
• Tórax:
La lanza y la espada eran las armas más dañinas para esta zona del cuerpo, ya que las heridas por flecha solían ser de menor gravedad, al reservarse para atacar la cabeza o la clavícula. Las heridas por lanza o espada en el torax producían neumotórax, colapsando los pulmones, y la sección de arterias intercostales.
El gran peligro no radicaba tanto en que el arma acabase con la vida del enemigo en el acto, sino que hiriese de gravedad los tejidos blandos (como las vísceras). Los cuerpos extraños envenenaban el riego sanguíneo, y al pudrirse en el interior, provocaban una gangrena mortal.

• Huesos.
Las fracturas, si tenían desplazamiento y no eran curadas con una atención adecuada, finalizaban con un acortamiento de la extremidad, ya que la soldadura era irregular, generando una deformidad muy ostensible. Algunos reyes, como Jaime I de Aragón, se vieron aquejados de estos problemas, pero a nivel del tercer estamento, este tipo de taras físicas se traducían en marginación social.
Los cortes de huesos en la Edad Media eran muy limpios, algo muy difícil ya que la cortical de la diáfisis ósea o parte media de un hueso es muy resistente. Esto indica la gran fuerza de los hombres de aquel tiempo. Los huesos más dañados eran las tibias, fémures y los huesos del antebrazo, generalmente por la zona exterior del hueso.
Eran corrientes también las lesiones que se producían durante las actividades de gran esfuerzo, ya fuesen en el campo trabajando, cazando o en la guerra. Eso producía lesiones en los músculos, que se traducían en calcificaciones que acababan soldándose al hueso. Esta enfermedad, además, era muy corriente en el caso de los caballistas, llegándose a conocer como “la enfermedad de los caballistas”, puesto que era habitual en los músculos adductores de los muslos.
Las posibles medidas sanitarias para tratar las fracturas eran conocidas desde tiempos clásicos. En la Edad Media, se solía emplear férulas y vendajes realizados con elementos de madera. A partir del siglo XI, comenzó a emplearse el yeso, como recogía el médico árabe Rhazeb, que su vez lo conocía de un cirujano anterior conocido como Althuricus.

• Columna:
La dureza del Medioevo hacía que fuese normal la presencia de hernias discales. En 1932, Schmorl demostró la presencia de hernias intracorporales Afectaban a los dos últimos discos lumbares, y mantenían una relación directa con la fortaleza de la musculatura y la actividad corporal, al incrementarse la presión sobre dichos discos. Otra razón se podía encontrar en las caídas de pies o de nalgas.

Bibliografía:
VARA, CARLOS y GARCÍA LUISA: “¡A muerte!”, en “La Aventura de la Historia” nº 63.
CAMPILLO DOMINGO: “ Paleopatología: Los primeros vestigios de la Enfermedad”.
ELLIOT, T. S: “ Armas y armaduras medievales “

6 comentarios:

Der Sieger dijo...

Dios que salvajes eran o.o matarte pegándote mazazos....

Y pensar que ahora un tiro de una simple pistola te puede matar (cosa segura si impacta en algun órgano vital).....Aunque ahora realmente los paises ya no necesitan ejército, solo tienen que mover el dedo hacia el boton donde pone "Bomba Nuclear" y destrozar todo a su paso (vease el exterminio de Hiroshima y Nagasaki).

Bueno hasta luego!

pd : Te voy a comprar una bolsa de chuuuuuchees..... JAJAJAJAJA

Antonio Miguel Martín Ponce. dijo...

Jaja, qué arte.

Ricky_rubio_9 ABURRIO dijo...

¡¡¡increible!!!!!

por cierto el borrador lleva llorando todo el dia por lo que le dijistes illo k las cosas tienen corazon ¡¡POR EL REY SOL¡¡¡

finlay king italian dijo...

jajaja diosss k bestias!!!

pero estan trastornaos o que?? vaya gente masoca..yakuza..o lo que sean!!

estan chalaos...

jajaj bolsa de chuches.....;-)

por cierto antonio, podriamos hablar alguna clase de las clases de banadas ( yakuza, mafias rusas..) el porque se formaron y el porque de su actitudes..

para 4º A !!

byee!!

finlay king italian dijo...

e dicho banadas??

perdon queria decir..BANDAS.

Antonio Miguel Martín Ponce. dijo...

No tengo inconveniente, aunque de esos temas poco sé, siempre puedo sacar algo.

Un saludo.

PD: Por ahora llevo el comunismo stalinista y las mafias. Vaya plantel.

Blog Archive